Etología Clínica

La etología es el estudio científico y comparado del comportamiento animal. A partir de estos conocimientos podemos identificar las distintas pautas de conductas normales (comportamiento de alimentación, social, de acicalamiento, de juego, etc.). Este estudio abarca tanto las pautas fijas como los componentes adquiridos mediante aprendizaje, e investiga el origen, desarrollo, valor adaptativo y evolución del comportamiento.

Cuando a esto le sumamos los conocimientos de la medicina veterinaria (anatomía, fisiología, patología, farmacología, etc.) estamos en condiciones de diagnosticar los distintos problemas de comportamiento de nuestras mascotas, y de esa forma establecer un pronóstico, un tratamiento y, mejor aún, realizar cambios en el manejo para prevenir su aparición.

Y es aquí, donde nace la etología clínica, como una nueva especialidad de la medicina veterinaria.

¿Cuáles son los problemas más frecuentes?

  • Problemas más habituales en Perros: Agresividad, miedo, conductas destructivas, ladrido excesivo…
  • Problemas más habituales en Gatos: Agresividad, marcaje, eliminación inadecuada, problemas de rascado…
  • Problemas más habituales en Caballos: Agresividad, conductas repetitivas, miedo a subir al remolque…
  • Problemas más habituales en Animales Exóticos: Agresividad, picaje en aves, conductas destructivas en roedores…

 

¿En qué consisten las consultas de etología clínica?

Para poder establecer un diagnóstico correcto del problema se recurre al examen etológico, en el cual se evalúan diferentes aspectos del paciente como la observación directa de su conducta, un examen físico general del animal para descartar cualquier enfermedad sistémica que pudiera estar ocasionando dolor, ansiedad o estrés y una entrevista con los propietarios o responsables para conocer en profundidad la historia del animal y su personalidad.

Desarrollo de la primera consulta

La consulta inicial tiene una duración de una hora y media, y consta de varias partes:

  1. Entrevista a los propietarios para conocer en profundidad los detalles del caso clínico.
  2. Observación del animal y el comportamiento problemático.
  3. Explicación de las pautas de tratamiento recomendado.

 

Después de llegar a un diagnóstico, se instaura un tratamiento personalizado que combina técnicas de modificación de conducta, enriquecimiento del entorno y, en algunos casos, medicación y/o cirugía (esterilización).

Se realizarán seguimientos periódicos del caso hasta el alta definitiva, éstos serán vía telefónica, electrónica o presencial según cada caso.

¿Dónde trabajamos?

Según las necesidades específicas de cada caso, la primera consulta de etología se puede realizar en:

  • Nuestras instalaciones (Próximamente)
  • En su domicilio o centro hípico
  • En su centro veterinario habitual (*Si su veterinario es colaborador nuestro)

 

RESERVA TU CITA