Rascado Felino. ¿Por qué mi gato prefiere arañar el sillón?

¿Por qué mi gato prefiere arañar el sillón? 

Poco a poco, los gatos van ganando popularidad como animal de compañía. Pero, pese a las adorables fotos que podemos ver a diario en redes sociales, la principal queja que suelen tener los propietarios de gatos son los arañazos a los muebles.

A continuación intentaremos responder a las preguntas más frecuentes en relación al rascado felino y los rascadores para gatos: ¿Por qué arañan los muebles? ¿Qué puedo hacer para que mi gato deje de arañar el sillón?

 

¿Por qué necesita mi gato un rascador?

El rascado es una necesidad etológica felina. Esto significa que es una conducta indispensable para el bienestar de nuestros gatos. Si, como propietarios, no facilitamos un lugar adecuado para que pueda hacerlo, será nuestro gato el que elija dónde hacerlo. Y, muy probablemente, no te guste el sitio que elija.

Los gatos rascan por tres motivos:

1. Tonificación muscular

Seguro que más de una vez has tenido la necesidad de estirarte al despertarte por las mañanas o después de nuestra querida siesta española. Y es que todos los mamíferos realizamos esta conducta. Con ella, activamos nuestro organismo, oxigenamos los músculos y nos preparamos para la acción.

¿Te has fijado que es lo que hace tu gato nada más despertarse? Efectivamente, ponerse a rascar. Los gatos utilizan la conducta de rascado para estirar la musculatura de la espalda después de una buena siesta.

arañazos gato

2. Mantenimiento de sus garras

Si nosotros nos limamos las uñas, ¿por qué no iban a hacerlo ellos? Los gatos, como animales cazadores, necesitan tener sus uñas en perfecto estado. Además, también las necesitan para poder trepar a zonas altas, para ponerse a salvo de otros depredadores más grandes.

arañazo gato

 

3. Marcaje del territorio

El rascado forma parte del lenguaje de los gatos. A través de las patas, los gatos liberan la “Feromona Interdigital Felina” con la que dejan una señal olfativa con la que identifican su territorio. Además, los arañazos funcionan como señal visual que será vistas por otros animales. Podríamos decir que el rascado es como el grafiti de nuestro gato.

arañazo gatos

 

¿Dónde debemos colocar el rascador?

Si fueras a colocar carteles publicitarios en la cuidad, ¿dónde los pondrías? ¿En las calles menos transitadas o en la zona principal de tiendas? Como hemos comentado, una de las funciones del rascado es el marcaje del territorio. Por tanto, desde la perspectiva del gato, colocar los rascadores en habitaciones poco transitadas carece de sentido. En cambio, debemos colocarlos en los lugares más visibles de la casa.

Además, ya que la conducta de rascado es más probable que aparezca después de dormir (para estirarse), también sería conveniente que hubiera un rascador cerca del lugar donde duerme.

Y, como no, deberías colocar un rascador en los lugares que ya está rascando. Por alguna razón, ese es el lugar donde tu gato quiere marcar su territorio.

 

¿Cómo elegir el rascador adecuado?

Seguro que te habrás dado cuenta de la gran variedad de rascadores que podemos encontrar en las tiendas. Pero, ¿cómo podemos saber cuál escoger entre todos ellos? La buena noticia es que no existe un único “rascador perfecto”. Muchos de esos rascadores podrían ser una buena opción para tu gato. Lo importante es conocer las preferencias de tu gato y buscar aquel que más se asemeje.

Factores a tener en cuenta a la hora de elegir un rascador:

1. Estabilidad

Es fundamental que el rascador sea estable. Si al apoyarse para rascar, el rascador se mueve, no lo usará. Incluso gatos más temerosos, podrían asustarse.

Muchas de las torres para gatos vienen desmontadas. Si, al montarlas, no las apretamos lo suficiente, cuando el gato intente subir, se tambaleará y hará que tu gato no lo vea una buena opción. Asegúrate que el rascador queda bien sujeto y estable antes de permitir el acceso a tu gato.

2. Material

¿Dónde está rascando ahora tu gato? Las texturas preferidas por los gatos son el cartón, la cuerda, la moqueta y la madera.

3. Orientación

En general, la gran mayoría de gatos prefieren los rascadores verticales. Pero también hay gatos que les gusta rascar en superficies horizontales o inclinadas.

4. Tamaño

Es recomendable que la superficie para rascar sea más larga que la longitud de nuestro gato con las patas estiradas. Como hemos comentado, una de las funciones del rascado es hacer estiramientos después de dormir. Por tanto, si el rascador es muy pequeño no podrá hacerlo con comodidad. A parte, para marcar el territorio también prefieren dejar marcas en zonas más altas.

Recuerda que los rascadores cubren tres funciones. Por tanto, podemos tener varios rascadores, cada uno servirá para cubrir una función diferente. Y podemos elegir un modelo concreto en función del objetivo que queramos cubrir y del espacio que tengamos. Por ejemplo, las torres con rascador, permiten que el gato duerma en la zona alta, y al despertar rasque en la parte de abajo. Si no tenemos espacio en el salón para colocar una torre para gatos, y a nuestro gato le encanta dormir en el sofá, podemos colocar rascadores planos en los laterales.

 

¿Qué puedo hacer para que deje de arañar el sillón?

Si hiciéramos una encuesta entre los gatos sobre sus rascadores, seguro que los sillones serían los grandes ganadores. Y es que, desde el punto de vista felino, nuestros queridos sillones son los mejores rascadores que hemos inventado. Piénsalo bien. Son grandes y estables, están en el centro de la habitación, son de un material suave, muy fácil de arañar. Además, son super cómodos para dormir.

arañazos gato sofa

 

¿Entonces? Si compramos un rascador nuevo, ¿cómo podemos hacer para que deje de arañar el sillón? Lo más fácil es que coloques el rascador nuevo justo donde está rascando ahora. Cuando ya lo rasque con frecuencia, muy poco a poco, lo podrás desplazar a otra zona de la habitación. A parte, hace relativamente poco salió al mercado un producto que puede ayudarte en esta tarea. Se llama Feliscratch®, y es un análogo de la Feromona Interdigital Felina, aplicarlo en el rascador nuevo para favorecer que el gato rasque en él.

 

Mi gato rasca por todos lados, ¿es normal o puede ser un problema?

Aunque el rascado sea una conducta natural de los gatos, un marcaje excesivo puede indicar un problema de estrés. Si detectas que tu gato está marcando demasiado, consulta con tu veterinario.

 


Conozca un poco más sobre etología felina leyendo nuestro post sobre las bandejas de arena:

Entrada blog: http://ebavet.es/index.php/2017/04/17/bandeja-de-arena-gatos/

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*