Por fin tengo un perro… ¿y ahora qué?

Si estas leyendo este blog es porque -probablemente- ya tienes, o estás pensando en tener, un perro. El compartir nuestras vidas con un perro es una experiencia maravillosa, y de cada uno depende que esta experiencia se convierta en una relación armoniosa o conflictiva. El secreto para crear un buen vínculo con nuestro nuevo amigo se basa en el respeto y la comprensión de la naturaleza canina. En una relación humana/canina, se produce la asociación de dos especies de naturaleza distinta, la primera un frugívoro arborícola, la segunda un carnívoro corredor. Pero ambos compartimos una característica en común: la de ser animales gregarios, cooperativos y sociables. Y es por esto, por lo que congeniamos tan bien con estos animales.

Sin embargo, existen también diferencias entre ambas especies; la forma en la que percibimos y nos expresamos en nuestro entorno; las diferencias en el lenguaje de cada especie dificultan muchas veces la comunicación. Imaginemos a dos personas –por ejemplo, un ruso y un japonés- si cada uno se dedica a hablar en su idioma, y ninguno ha estudiado el idioma del otro, muy difícilmente llegarán a entenderse… Y ¿qué pasaría si el ruso quiere enseñar al japonés a leer ruso? ¿Cómo puede estar seguro de que está aprendiendo correctamente? Es así como muchas veces los intentos por educar a un perro culminan con un rotundo fracaso.

Es un absoluto error pensar que si no educas a tu perro éste no aprenderá nada. Por el contrario, aprenderá mil cosas que no debe hacer porque nadie le ha dicho que no debe hacerlo, y si empleas un lenguaje equivocado estarás educándolo de manera incorrecta, le estarás enseñando a huir de ti cuando lo llames, a ensuciar en cualquier parte, a atacar a las personas, porque un perro siempre está observando tu lenguaje, y si tu lenguaje no es el correcto le estarás transmitiendo mensajes que van en la dirección opuesta a la que hubieras deseado. Un perro correctamente educado te llenara de satisfacciones a lo largo de, probablemente, más de diez años, mientras que un perro incorrectamente educado te puede llenar de problemas a lo largo de ese mismo período de tiempo.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes un gran interés en no cometer errores con tu perro. Por ello, en las entradas de la categoría “Etología Canina” explicaremos qué es un perro, de dónde viene, y por qué es como es; sus orígenes y su evolución hasta el perro que tenemos a nuestro lado en nuestros hogares. Hablaremos de aprendizaje animal, de cómo aprenden los seres vivos y cómo aplicar estos conceptos básicos para poder crear nuestro propio “idioma” con el que comunicarnos con nuestros perros; y aprenderemos el lenguaje canino para poder entender lo que ellos tratan de decirnos. Basándonos en métodos de educación canina en positivo te enseñaremos la forma de prevenir la aparición de problemas de conducta; así como, los conocimientos necesarios para reconocer el inicio de un problema de ansiedad y ponerle solución. Así tendremos las herramientas básicas para poder entender a nuestros perros, y poder ayudarles a tener una vida plena y feliz… empezamos?

IMG-20140623-WA0002

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*